Se prestará atención al estudio de los gestos, la percusión corporal y convencional y, sobretodo, de sus encadenamientos y desarrollos con la danza. La finalidad principal de este trabajo es acercarnos al mundo del ritmo desde una perspectiva sencilla pero eficaz, divertida pero sustancial, donde cada alumno desarrolle la agudeza auditiva, la sensibilidad nerviosa, el sentido rítmico, la interrelación personal y la exteriorización de sensaciones emotivas.

De esta manera, al alumno se le va a ayudar a entender con mayor precisión las bases rítmicas, a la par que, trabaja la psicomotricidad, la lateralidad y sincronización entre otras.

Este sistema no requiere tanto una gran instrumentación, sino más bien el cuerpo y el espacio. Para ello, utilizamos básicamente nuestras manos, pies, dedos, nuestra voz. Más adelante se incluyen instrumentos de pequeña percusión y otros básicos, así como otros de creación propia, que nos ayudarán a dominar las técnicas básicas que la percusión requiere.